Archivo del sitio

Un reto para hoy

Molino en movimiento

Te propongo un reto para el día de hoy. Es simple y sencillo. No es necesario hacer un gran esfuerzo ni físico ni mental.Sólo es necesario que recorras el día con atención hacia ti, hacia lo que sientes y hacia lo que haces. Mi propuesta es que hoy hagas algo sin pensarlo, guiándote sólo por lo que sientes y por lo que te pide el cuerpo. Es algo así como, sólo por un momento, dejarte guiar por el corazón y por la intuición y apartar a un lado la cabeza.

Lee el resto de esta entrada

Hacer desde el ser

Un solo pensamiento, una sola acción

Me he topado con la ilustración de la derecha esta mañana en la página de ‘La vía del zen’. Iba acompañada de la siguiente frase: ‘Un solo pensamiento, una sola acción’. El coaching, ya se sabe, lleva aparejado el ponerse en acción, el moverse para conseguir eso que se desea. Podríamos decir que el proceso de coaching es ese arco representado en la lámina y, el cliente ha de convertirse en la flecha que se clava en el centro de la diana, que llega a su objetivo. Pero para que esa diana sea congruente es necesario que haya una coherencia interna entre lo que se piensa, lo que se desea y lo que se hace. Cuando se siente esa coherencia interna aparece de pronto una sensación de que ‘¡eso es’!, una especie de ‘¡eureka!’, esto es lo que busco.

También esta mañana me he topado, en un libro sobre meditación mindfulness, con este extracto del ‘Tao te king’ de Lao Zi:

Sin salir por la puerta
puedes conocer el mundo.
Sin asomarte a la ventana
puedes conocer el orden cósmico
en el centro mismo de tu ser.
Cuanto más lejos vas,
menos aprendes.
Busca en tu corazón y mira.
El sabio conoce perfectamente
que el mejor modo de hacer es ser.

Para mí Lao Zi también habla ahí de esa coherencia interna, de ese alineamiento entre lo que pensamos, el conocimiento; lo que sentimos, el corazón, y lo que hacemos. Sumar esos tres componentes da como resultado estar en contacto con el ser, con lo auténtico, con lo verdadero que hay en nosotros y actuar desde ahí es estar de verdad en la vida, sin dejarnos influir por lo que los demás quieren que seamos o por la autoimagen que nosotros mismos nos hemos impuesto de lo que somos. Estar ahí es estar abierto a la vida y a la aventura de vivirla.

Pregunta poderosa

Cuando actúo, ¿desde dónde lo hago? ¿Desde lo que pienso, lo que siento o simplemente actúo?

A %d blogueros les gusta esto: