Archivo del sitio

Prohibido soñar

No, no lo digo yo eso de prohibido soñar: es un mandato que parece estar flotando en el ambiente,  en eso que llamamos sociedad y que en este momento apuesta por el pragmatismo feroz. Me di cuenta la semana pasada, al dar con Viventi Comunica un taller para personas que están pensando en montar su empresa y al que llamamos ‘Coaching para emprender: de la idea la acción’. La primera propuesta era que cada uno de los 30 alumnos formulara su objetivo de forma clara y concisa, como un niño que escribe una carta a los Reyes Magos. Si para alguien su objetivo era abrir una librería on-line y dentro de un año estar facturando 50.000 euros y contratar a alguien a media jornada para poder pasar más tiempo con sus hijos,  le pedimos que lo escribiera en un papel que quedaba para su uso y después, si se animaba, compartiera ese objetivo con los demás.

Lee el resto de esta entrada

Anuncios

Al Oerter, la fuerza de la determinación

Si hay un lanzador de disco que haya inscrito su nombre en la historia de los Juegos Olímpicos, ése ha sido Al Oerter (1936-2007), un gigantón de 1,92 metros de Estados Unidos que se convirtió en el primer atleta en ganar el oro en la misma prueba en cuatro olimpiadas seguidas. Después de él sólo ha conseguido igualar esta hazaña en una pista de atletismo el ‘Hijo del viento’, Carl Lewis, quien fue campeón en salto de longitud desde Los Ángeles 1984 hasta Atlanta 1996.

Lee el resto de esta entrada

Greg Louganis, la lucha contra la adversidad

“Si usted está buscando al tipo que se golpeó su cabeza en el salto de trampolín en los Juegos de 1988, lo encontró. Namaste”. Sentido del humor no le falta a Greg Louganis, el saltador cuya imagen con la cabeza ensangrentada se hizo famosa y quien se presenta así en su cuenta de Twitter.

Lee el resto de esta entrada

¿Qué se puede aprender de Nadal, Messi o Guardiola?

¿Qué puede aprender alguien que no es deportista de un gran campeón como Nadal, Messi, Michael Jordan o Guardiola? Puede aprender a dar su máximo rendimiento en situaciones de gran presión al entender cómo los futbolistas, tenistas o atletas rinden al cien por cien en las finales de los grandes eventos deportivos.

Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: