Archivo del sitio

¿Qué necesitas para ser feliz?

felicidad

Hoy es el Día Mundial de la Felicidad. Será por ello que a los medios de comunicación les ha dado por hablar de ella, de cómo se mide, de cómo se consigue, de qué hay que hacer para ser feliz, de cómo la falta de empleo ha mermado la felicidad entre los españoles… En este punto no puedo evitar acordarme de la pirámide de las necesidades de Maslow, quien elaboró en los años 50 del siglo pasado una teoría que aún es hoy usada por muchos psicólogos y profesionales del mundo del crecimiento personal.

400px-Pirámide_de_Maslow.svg

Maslow defendía que las primeras necesidades que tienen que satisfacer  los humanos son aquellas relativas a su fisiología, las necesidades más básicas, instintivas, tales como alimentarse, descansar o tener sexo. Una vez satisfechas esas necesidades estarían aquellas ligadas a la seguridad física, al empleo, los recursos y a la familia, entre otras. Esas necesidades son precisamente las que se están viendo amenazadas en este momento de crisis económica: si hay millones de personas sin empleo, sin seguridad física, ¿cómo lograr la felicidad?

Ésa es la disyuntiva a la que se enfrentan miles de españoles en este momento, en el que la seguridad económica e incluso el tener una vivienda son derechos que se están viendo seriamente amenazados. La única salida para encontrar la felicidad o la autorrealización es, según la teoría de Maslow, afianzar esa base de la pirámide.

Es en éste punto en el que entra bajo, mi punto de vista, el poder del autoconocimiento. Para encontrar trabajo y para tener nuevas opciones a la hora de emprender y de avanzar es fundamental conocerse bien, saber cuáles son tus recursos y también cuáles son tus frenos, aquello que te impide alcanzar los objetivos que te marcas. Ese trabajo se puede hacer a través del coaching o de la terapia para detectar lo que podemos llamar los talentos internos y para detectar nuestra vocación vital.

¿Alguna vez te has preguntado qué es eso que tú sabes hacer mejor que nadie, con lo que disfrutas y fluyes y para lo que pareces estar bendecido? ¿Alguna vez te has parado a pensar a qué te dedicarías si supieras de antemano que no vas a fracasar? ¿Te has imaginado a qué te dedicarías si tuvieras todo el dinero del mundo y sólo tuvieras que preocuparte por hacer eso que te gusta? Éstas son preguntas potentes que usamos en el coaching para encontrar tu vocación, tu talento en la vida, eso con lo que fluyes y que te hace especial.

En este punto me acuerdo de un libro del que ya he hablado en este blog, ‘Las 7 leyes espirituales del éxito’, de Deepak Chopra, quien defiende que cuando hacemos aquello para lo que hemos nacido, para lo que estamos programados, la seguridad económica y el éxito vienen solos y no hay que preocuparse por lo económico. En ese momento, estamos alineados con la vida y la vida fluye por sí sola, incluido en el plano económico.

En ocasiones, y según he podido ver con algunos de mis clientes de coaching y en mi experiencia en la vida, lo difícil es aceptar esa misión y ser capaz de decirla en voz alta. En ocasiones requiere una alta dosis de humildad y de determinación. Imagínate que, por ejemplo, llevas toda tu vida estudiando, invirtiendo en másters para ser un gran experto en leyes internacionales y de repente te das cuenta de que tu vocación es la de cultivar bonsáis y que te quieres dedicar a ello con todas tus fuerzas y energías. Tus amigos, la gente de tu entorno, te dirán que has caído en la locura, que qué estás haciendo. Por no decir que de experto en algo pasarás a ser un principiante, alguien que tiene de nuevo todo el camino que recorrer por delante.

Estoy convencida de que cuando somos sinceros con nosotros mismos y seguimos nuestra vocación la autorrealización de la que hablaba Maslow viene por sí sola. Estando alineados con la vida y estando en ella sin miedo, haciendo eso para lo que hemos nacido, el resto es fácil: la amistad, el afecto, la pareja, la confianza, el éxito e incluso la autorrealización, la cúspide de la pirámide de Maslow, vienen por sí solos.

Pregunta poderosa

“Si tuvieras todo el dinero que necesitas, ¿a qué te dedicarías?”

¿Para qué hacer un taller de coaching para escribir blogs?

escribir

La pregunta que sirve de título para esta entrada es la que me hice antes de comenzar el pasado jueves el taller de coaching para escribir que, contratadas por La Térmica, impartimos Pilar Pineda y yo en Vélez-Málaga. Ambas hemos desarrollado e impartido en los once meses de vida que tiene Viventi Comunica talleres de coaching para emprender, de oratoria, de comunicación eficaz, de autoconocimiento, sobre cómo salir gratis en los medios… Y hemos visto su utilidad: la retroalimentación de los asistentes ha sido siempre la misma, se han ido con la sensación de que las horas que han pasado con nosotras les han sido útiles para situarse, organizarse y para lanzarse a por aquello que desean. Además, he hecho procesos de coaching con profesionales de diferentes ámbitos que necesitaban escribir y han ido genial. Pero, justo antes de empezar éste, me asaltó el pánico escénico.

Lee el resto de esta entrada

Prohibido soñar

No, no lo digo yo eso de prohibido soñar: es un mandato que parece estar flotando en el ambiente,  en eso que llamamos sociedad y que en este momento apuesta por el pragmatismo feroz. Me di cuenta la semana pasada, al dar con Viventi Comunica un taller para personas que están pensando en montar su empresa y al que llamamos ‘Coaching para emprender: de la idea la acción’. La primera propuesta era que cada uno de los 30 alumnos formulara su objetivo de forma clara y concisa, como un niño que escribe una carta a los Reyes Magos. Si para alguien su objetivo era abrir una librería on-line y dentro de un año estar facturando 50.000 euros y contratar a alguien a media jornada para poder pasar más tiempo con sus hijos,  le pedimos que lo escribiera en un papel que quedaba para su uso y después, si se animaba, compartiera ese objetivo con los demás.

Lee el resto de esta entrada

La gran mentira del ‘no tengo tiempo’ (y siete trucos para no caer en ella)

Imagen

¿Cuántas veces has usado la frase “no tengo tiempo” para justificar el dejar de hacer algo a lo que te habías comprometido o algo que te apetecía? Seguro que muchas.  Sin embargo, no sé si te habrás parado a pensar que decir esa frase es incurrir en una gran mentira: sí que tienes tiempo y el tiempo que tienes es con exactitud el mismo todos los días, 24 horas, que las puedes distribuir como te plazca. 

Lee el resto de esta entrada

Coaching y meditación juntos para conocerte mejor

bonsai

Dos de las herramientas más potentes que conozco para el autoconocimiento son la meditación y el coaching. La meditación te permite estar en el presente y ser más consciente de quién eres, y el coaching te da el empuje necesario para ir hacia aquello que deseas o para afrontar ese cambio que anhelas en tu vida.

Lee el resto de esta entrada

Un reto para hoy

Molino en movimiento

Te propongo un reto para el día de hoy. Es simple y sencillo. No es necesario hacer un gran esfuerzo ni físico ni mental.Sólo es necesario que recorras el día con atención hacia ti, hacia lo que sientes y hacia lo que haces. Mi propuesta es que hoy hagas algo sin pensarlo, guiándote sólo por lo que sientes y por lo que te pide el cuerpo. Es algo así como, sólo por un momento, dejarte guiar por el corazón y por la intuición y apartar a un lado la cabeza.

Lee el resto de esta entrada

Viviendo fuera de mi zona de confort

salir-de-tu-zona-de-confort

Uno de los objetivos de cualquier proceso de coaching es que el cliente logre salir de su zona de confort, ese lugar en el que se encuentra instalado de forma cálida y confortable, ese lugar que acabamos por confundir con los límites en los que se mueve nuestra existencia. En definitiva, esa campana de cristal por la que nos sentimos protegidos pero que nos impide tocar, oler y experimentar qué hay más allá.

Lee el resto de esta entrada

¿Cuál es tu gato atado?

Hay un cuento zen que desde que lo leí me parece revelador. Habla de las costumbres, de cómo las costumbres pueden cegarnos y llevarnos a seguir haciendo algo sólo porque creemos que tiene que ser así. El cuento es sencillo y corto pero el aprendizaje que se puede sacar de él es profundo:

El maestro de zen y sus discípulos comenzaron su meditación de la tarde. El gato que vivía en el monasterio armó tal jaleo que los distrajo de su práctica, así que el maestro ordenó que ataran al gato durante toda la práctica de la tarde. Cuando el profesor murió años más tarde, el gato continuó siendo atado durante la sesión de meditación. Y cuando el gato murió, otro gato fue llevado al monasterio y siendo atado durante las sesiones de práctica en prevención de altercados. Siglos más tarde, eruditos descendientes del maestro zen escribieron sesudos tratados sobre la importante significación espiritual de atar un gato para la práctica de la meditación.

Lee el resto de esta entrada

Hacer desde el ser

Un solo pensamiento, una sola acción

Me he topado con la ilustración de la derecha esta mañana en la página de ‘La vía del zen’. Iba acompañada de la siguiente frase: ‘Un solo pensamiento, una sola acción’. El coaching, ya se sabe, lleva aparejado el ponerse en acción, el moverse para conseguir eso que se desea. Podríamos decir que el proceso de coaching es ese arco representado en la lámina y, el cliente ha de convertirse en la flecha que se clava en el centro de la diana, que llega a su objetivo. Pero para que esa diana sea congruente es necesario que haya una coherencia interna entre lo que se piensa, lo que se desea y lo que se hace. Cuando se siente esa coherencia interna aparece de pronto una sensación de que ‘¡eso es’!, una especie de ‘¡eureka!’, esto es lo que busco.

También esta mañana me he topado, en un libro sobre meditación mindfulness, con este extracto del ‘Tao te king’ de Lao Zi:

Sin salir por la puerta
puedes conocer el mundo.
Sin asomarte a la ventana
puedes conocer el orden cósmico
en el centro mismo de tu ser.
Cuanto más lejos vas,
menos aprendes.
Busca en tu corazón y mira.
El sabio conoce perfectamente
que el mejor modo de hacer es ser.

Para mí Lao Zi también habla ahí de esa coherencia interna, de ese alineamiento entre lo que pensamos, el conocimiento; lo que sentimos, el corazón, y lo que hacemos. Sumar esos tres componentes da como resultado estar en contacto con el ser, con lo auténtico, con lo verdadero que hay en nosotros y actuar desde ahí es estar de verdad en la vida, sin dejarnos influir por lo que los demás quieren que seamos o por la autoimagen que nosotros mismos nos hemos impuesto de lo que somos. Estar ahí es estar abierto a la vida y a la aventura de vivirla.

Pregunta poderosa

Cuando actúo, ¿desde dónde lo hago? ¿Desde lo que pienso, lo que siento o simplemente actúo?

Si quieres cambio verdadero, pues ¡camina distinto!

La frase que da título a este post no es mía, es de Calle 13, un grupo puertorriqueño que, al menos a mí, me ha dado una auténtica lección de coaching de vida con su canción ‘La vuelta al mundo’. La propuesta de Calle 13 es bien sencilla: “Si quieres cambio verdadero, pues camina distinto”. El coaching te ayuda a tomar consciencia de qué quieres, qué necesitas, hace que asumas la responsabilidad que tú tienes para lograr eso que anhelas y, por último, te empuja a pasar a la acción. 

Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: