La noche oscura del alma

desierto

Anoche estuve en el foro Ideas en Femenino, un foro en la que mujeres emprendedoras comparten sus historias, todas inspiradoras. La gente de Studio Ideas me invitó porque les ha llegado lo que andamos haciendo en Viventi Comunica y les apetecía que nos conociéramos mutuamente. Yo, lo confieso, no tenía demasiada idea de a dónde iba: me encontré con un foro en el que tres mujeres, la psicóloga Laura Chica, la baiolaora Victoria Artillo y la fundadora de Eventosfera Ana Santos, contaron a corazón abierto sus historias personales.

Me impresionó que, a diferencia de otros foros en los que he estado sobre emprendimiento y empresas, primó la historia emocional de cada una de ellas. Las tres hicieron hincapié en el desde dónde han vivido su evolución profesional, cómo lo han vivido y qué han sentido. Fueron tres historias de lucha, de creer por encima de todo en sus posibilidades y de perseguir un sueño, sueños que ahora están viviendo.

La historia de Ana Santos, quien, como se suele decir, se abrió en canal, me hizo reflexionar. Ella contaba cómo las dos empresas que tiene en la actualidad han llegado después de perderlo todo, de quedarse sin nada. Pasó en unos años de tenerlo todo a no tener nada y fue precisamente de ese vacío de dónde nació Eventosfera y desde dónde se ha hecho una de las personas más conocidas en la red en España, con eso que se puede denominar éxito profesional y haciendo lo que quiere hacer y lo que le gusta.

En el anterior post hablaba precisamente de eso, de cómo Deeepak Chopra asegura que incluso la ruina puede ser una oportunidad: cómo el pederlo todo te puede dar la libertad de sacar tu auténtico ser. Lo que contó anoche Ana Santos me ha hecho pensar un poquito más sobre esto, reflexionar sobre cómo el que todo se destruya a tu alrededor puede llegar incluso a ser un alivio.

Pema Chödrön, en su libro ‘Cuando todo se derrumba’, opina que la única vez que podemos estar seguros cien por cien de lo que está ocurriendo es “cuando nos quitan la alfombra de los pies y no encontramos dónde aterrizar”. Sugiere que cuando todo se pierde lo único que se puede hacer es descansar ahí: si viene el dolor, vivir el dolor, si viene la pena, sentirla. Ése es el modo de que acaben disolviéndose esos sentimientos aflictivos y desde puede emerger lo auténtico. Ella vivió ese proceso. Después de que su segundo marido le dijera que estaba enamorado de otra mujer decidió dedicarse en cuerpo y alma al budismo y abandonó su vida como profesora en Estados Unidos para irse a meditar, estudiar las enseñanzas budistas y, posteriormente, escribir libros.

Pilar Jericó, a quien tuve la suerte de entrevistar para la serie de reportajes sobre desarrollo personal que hice en elmundo.es el año pasado, describe muy bien en su libro ‘Héroes cotidianos” cómo una situación que en principio puede ser un drama, ya sea un despido, una pérdida, algo que se vive como un fracaso, puede ser en realidad un revulsivo para desprendernos de “los deberíamos ser” y ser realmente quienes somos.

Ella habla en su libro de que para llegar a ese ser, para convertirse en ese héroe que todos llevamos dentro, es necesario pasar por la travesía del desierto, atravesar ese arenal, pasarlo mal, estar al borde de la extenuación, incluso llegar a decir “ya no puedo más” para luego darte cuenta de que sí, sí que puedes. Eso es lo que te hace sacar tu verdadero potencial, contactar con él y decirte “si puedo aguantar esto, puedo pasar por cualquier cosa”. 

Es lo que San Juan Cruz llama la noche oscura del alma y que, al menos, yo, he vivido como un proceso de deconstrucción del ego, de desapego del yo, de darme cuenta de que no soy lo que muestro y que también soy lo que muestro. Para mí el catalizador, lo que hizo que todo saltara por los aires, fue el fin de una relación de pareja que ahora vivo con infinito agradecimiento porque gracias a lo que sucedió estoy donde estoy y soy lo que soy. Ahí aprendí a pasar por el dolor, a vivirlo, a, como sugiere Chödrön, permanecer en él y descubrir que si pasé por ahí y salí, podré aguantar cualquier cosa que venga.

El libro que ayer presentó Laura Chica en Ideas en Femenino se llama precisamente: ‘¿Y tú quién eres?’. Cuando hace ya unos cuantos años me hicieron en un taller de psicología por primera vez esa pregunta, lo tenía muy claro. Sabía perfectamente quien era, cómo era, lo que era. Ahora, por fortuna, no lo tengo nada claro. Y que conste, es una pregunta que me hago a menudo.

La respuesta ahora sería yo soy todo y soy nada, yo soy fuerte y soy débil, soy práctica y soy imaginativa, soy decidida y soy dubitativa, soy egoísta y soy generosa… Y así hasta el infinito. Es lo que en Gestalt se llama la polaridad. En un mundo en el que desde pequeños nos están calificando y diciendo lo que somos y no somos es difícil llegar a sentir que también eres el contrario de eso que siempre te has creído que eres, sentir que puedes ser lo que quieras ser, sin descalificarte, sin decirte internamente “yo no soy así”. Creo que ahí, en ese momento, cuando te das cuenta de que no eres nada y lo eres todo es cuando se abre en realidad la puerta para ser lo que quieras ser.

Cuando todo se pierde, cuando se atraviesa esa noche oscura del alma, cuando nos deconstruimos hasta el punto de no saber quienes somos, cuando nos desapegamos del “yo soy”, es cuando podemos ser de verdad quienes somos.

Pregunta poderosa

¿Quién soy yo?”

Anuncios

Acerca de Leonor Cabrera

Escribo sobre comunicación, sobre el modo que tenemos de comunicarnos con nosotros mismos y con el mundo y lo hago desde la perspectiva del coaching, la PNL, la meditación, la terapia integrativa y humanista. Periodista, he escrito para elmundo.es sobre desarrollo personal. Dirijo Viventi Desarrollo Personal y Viventi Comunica.

Publicado el 12/07/2013 en Mis posts y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: